viernes, 18 de noviembre de 2011

mi querido boletet




despues de tantos dias de lluvia y con la esperanza de que parara tanto aguacero, hoy se nos presenta un dia precioso, la luz del dia es brillante y el sol ilumina los ventanales de casa. la desesperanza al no poder salir a buscar los bolets desados por el exceso de lluvia y el tiempo de reposo antes de que nacieran, han hecho  un  año poco fructífero de este preciado tesoro, aunque no olvidemos que siempre es mala la comparación, podemos acceder a ellos a través de botes de cristal, congelación, deshidratación y por supuesto mi ultimo descubrimiento, en polvo. Con todos ellos podemos tener deliciosas recetas con las que completar nuestra deliciosa comida, sea en sopa, como la de hoy, conejo, albondigas y por que no, completar un suculento suquet de peix. Simplemente salteados, en tortilla o recurrir al sabroso rissotto. yo sin más preparación, me hice con unos macarrones envueltos en un surtido de bolets saltados con jamon y bechamel, los soccorridos polvitos y un poco de parmesano que nos ayudaron a salir del paso y disfrutamos de lo lindo. Comer, podemos todo el año, pero hasta en el mercado aprovechan el tiempo de crisis, y hacen mezclas de setas, mucho más economicas, aunque claro incorporen champiñones y girgolas que ayudan a abaratar el precio.







llegó hasta mis manos unos libros preciosos del señor Celdoni Fonoll, i quiero compartir esas magníficas fotografia, como su dulce poesia.

butifarra con peras y sopa de setas














Nuestra cocina se basa, como ya dije, en un buen sofrito y una buena picada, tampoco hemos de olvidar que cualquier receta no es amiga de las prisas, pero en el caso de las de hoy podemos hacer un punto y aparte, porque en el caso de las butifarras, al no tener sofrito avanzamos mucho en su elaboración, si que es verdad que echamos mano de nuestra creatividad, y utilizamos un poco de mantequilla y un cucharón y medio del caldo de setas que estábamos elaborando, así conseguimos un plato mas rápido y más gustoso.
En el caso de la sopa, el sofrito elaborado, poco a poco, nos ayuda a elaborar un plato más completo que luego redondeamos con una buena picada.